SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

martes, 24 de mayo de 2011

Las emociones se reflejan en nuestro cuerpo


Muchas dolencias o malestares físicos, son un estado de auto-culpa que generamos, por el hecho de no haber podido resolver una determinada situación. Es decir, el “no perdón” es un estado de auto-juzgamiento, que desencadena enfermedades.


La salud, como la “no salud”, son el reflejo de tus creencias. Cada "defunción" que tu cuerpo experimenta sólo puede comenzar a sanar, cuando empiezas a sanar tu relación esencial interior.

Quiero mencionar hoy este enfoque de D. Daniel Peiró, escritor, Coach y formador de líderes y su teoría sobre la interpretación de las enfermedades somáticas, que implican la necesidad de plantearse verdaderos cambios de comportamiento.

Como ejemplo de señales, un dolor de cabeza está indicándole que te encuentra con una dificultad de autodominio y de reconocimiento de tu propia identidad.

Los dolores del cuello, implican ciertos estados de terquedad; la tos manifiesta su necesidad inconsciente de ser reconocido; o que te resistes a algún cambio; o que hay algo que no estás expresando.

Los dolores ubicados en la parte baja de la espalda, le dan indicios de la preocupación por la escasez de dinero, lo mismo que la ciática. La parte alta de la espalda, se relaciona con su creencia de que carece de apoyo emocional. Los pulmones, lo vinculan con su facultad para inspirar la vida plenamente; y así con cada parte del cuerpo.


Te invito a tomarte un lapsus de tiempo, a que te relajes y te comuniques con tu cuerpo, formulándote los siguientes interrogantes y para hacer de ello, un hábito consciente:

¿Qué está pasando en mi interior en este momento?
¿Qué emociones estoy
sintiendo en este momento?

Practica la auto-observación, es decir, conviértete en un auténtico testigo sin análisis, ni juicios. Sólo focalizado en tus sensaciones internas. Pon atención sobre las energías que cada emoción produce en tu cuerpo y en tu interior.

Luego respira lento y profundo. Siente tu respiración. Apreciarás tu conexión contigo mismo, y encontrarás, con seguridad, soluciones a tus circunstancias cotidianas.

 “Tres poderes para la Superación Personal” (3ra. Edición).


0 comentarios:

Publicar un comentario