SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

domingo, 1 de mayo de 2011

Mejorando las relaciones

 El otro día me preguntaba hasta donde tenemos que aguantar cuando vemos que no existe una armonía de pareceres en la relación, dudamos de la existencia del apoyo o el amor verdadero, o sentimos que no estamos en el mismo “equipo” y ya no podemos garantizar una buena convivencia.


La respuesta  la encontraba en las respuestas de Yogesh Sharda en su reciente entrevista publicada en la Vanguardia (La Contra). El experto en recursos humanos y desarrollo personal, respondía ofreciéndonos las claves para construir relaciones sanas.

 “¿Hasta qué punto tienes que ser bueno y generoso con quien no te corresponde?
Creo que hay una distancia saludable entre dos personas. En el norte de Europa la gente suele establecer una distancia excesiva con el otro; en el Mediterráneo ocurre lo contrario, hay demasiada proximidad.

... O te pasas o no llegas.
Lo ideal es estar cerca, apoyando, pero no enganchado; así, si el otro se comporta de forma errónea, tú permaneces estable, y eso ayudará al otro a estabilizarse. Si estás enganchado y el otro enloquece, tú también enloquecerás y te será difícil ver el límite. Esa es la fórmula para la armonía en las relaciones humanas: ser amoroso y desapegado.”

Sharda ayuda a gestionar el estrés a ejecutivos y asesora a empresas de medio mundo para hacer consciente al mundo del poder que tienen las buenas relaciones en el desarrollo y la felicidad humana. Y es cierto, según sigue la entrevista, “vemos que el amor genera estrés, cuando implica posesividad, control, exigencias, expectativas, celos, juegos de poder, dependencia, apego. Emociones que al principio no son visibles, sólo hay un gran “te quiero”, y tras él: “sólo si cumples mis deseos”.

Pero la verdadera clave que para mi subyace en la filosofía de este gran pensador, es la persistente tarea que es necesaria para generar una relación sana y armoniosa con uno mismo, y que está en aprender a amarse y respetarse a uno mismo:

“Me acepto, me hablo positivamente, me puedo mantener a mí mismo feliz. Es ese tipo de inteligencia emocional la que todos deberíamos haber aprendido”.

Todo mejora cuando mejora uno mismo y,  para ello, hace falta humildad y perseverancia para conocerse bien y querer mejorar, así cualquier relación que nos importe también podrá crecer y mejorar.

PD: Estupenda entrevista; ¡gracias a los Estudiantes UIC e Inma Sanchís!.

0 comentarios:

Publicar un comentario