SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

jueves, 6 de octubre de 2011

Emociones que Enferman

Bajo mi punto de vista, aprender a reconocer las emociones es una tarea pendiente para nuestra sociedad. Las emociones no solo se sienten, también son una forma de advertencia, de regalo, de información... Toda emoción nace como señalización de un estado interno. Pero lo cierto es que, en general, existe mucha dificultad para identificar los propios sentimientos, emociones y generar conductas saludables.

Piensa, ¿Como cambiaría tu vida si pudieses reconocer y adaptar tus emociones, en lugar de estancarte o dejarte llevar por ellas cuando te están perjudicando? 

El dejarnos llevar trae consigo emociones muy saludables que nos transmiten felicidad. En cambio otras veces, la emoción que nos mantiene enganchados a sentimientos de decepción, frustración, impaciencia, falta de comprensión, soledad, etc. nos pueden apalancar en estos sentimientos negativos  y llevarnos a enfermar.

Las emociones aparecen por algo y si no somos capaces de extraer la información que nos envían, nuestro cuerpo nos seguirá enviando las mismas emociones que desencadenarán las mismas reacciones, viéndonos encerrados en un círculo vicioso y sin poder salir.

Emociones y salud se confrontan sobre todo cuando enfermamos. Cuando estamos enfermos tememos por nuestro mundo interno, no nos sentimos salvo. En este caso la emoción más típica es el miedo.

La tristeza en cambio es una emoción que afecta a nuestro ánimo, a la manera de pensar y de concebir nuestra realidad. Afecta a nuestro ciclo de sueño, apetito y a nuestra autoestima. Un estado pasajero de tristeza no es lo mismo que un estado de tristeza profunda que puede  desencadenar en depresión. La depresión se sabe que muchas  veces es el resultado de la combinación de muchos factores; químicos, hormonales, genéticos o del entorno en el que nos encontramos, pero el sufrimiento se mantiene inconscientemente, desde uno mismo.

Desde el coaching aplicado a la salud y el bienestar, se aportan herramientas poderosas para identificar las causas y los patrones de pensamiento que nos mantienen anclados en estados de ánimo nocivos. Se trabaja para buscar otras perspectivas independientemente de las circunstancias, algo que por uno mismo, no es algo sencillo. Por supuesto para que alguien pueda ser ayudado, debe estar dispuesto. Y cada uno tiene su propio concepto de lo que es "estar bien".

Afortunadamente la medicina científica occidental está enfocando cada vez más su atención en las emociones, las actitudes y los pensamientos, y buscando métodos y herramientas para avanzar de forma más rápida para prevenir y resolver estados de enfermedad.

Es hora de liberarnos de la obsesión de la existencia de una vía única para solucionar todos los trastornos emocionales y afectivos (sobre todo casos de origen psicosomático), y comenzar  incorporar formas de ayuda y apoyo eficaces, que valoren a la persona como un ser creativo, lleno de recursos y enormemente resiliente. Ayudarle a interpretar su emocionalidad y ver que hay algo más allá por descubrir para poder disfrutar de su propia Vida.



0 comentarios:

Publicar un comentario