SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

miércoles, 29 de agosto de 2012

Relaciones de pareja: ¿Qué patrón usas por defecto?

En función de cada personalidad y en el terreno de las relaciones con los demás, es útil el observar si podemos estar moviéndonos bajo ciertos patrones predeterminados que, en el peor de los casos, provocan insatisfacción o dolor en nuestra vida. De la misma forma, puedes darte cuenta de cómo esos patrones tienden a cambiar según con quién te relacionas.

Si por ejemplo, tienes un jefe particularmente dominante, tus reacciones con el serán probablemente muy diferentes  a las que tengas con alguien más sumiso o distante.



En las relaciones humanas suele mediar algún tipo de intercambio: literalmente: “tú me das esto y yo te lo concedo”. Por ello, muchas relaciones personales pueden esconder ciertos actos (conscientes o no), de manipulación. Si una pareja nos proporciona amor, energía, afecto, tendemos a actuar de forma reactiva ante el miedo de perderla, creyendo que sin su amor y sin su energía nos vaciaremos.

Desde la filosofía del coaching de salud, toda persona es íntegra. No hay nada fuera de ella que pueda completarla. Sin embargo, de acuerdo con las creencias que hemos ido generado sobre nosotros mismos y lo que somos (entorno, familia, cultura..), podemos llegar a creer que no somos suficientes, que debemos completarnos y lo único que puede ayudarnos son las "cosas" o las personas, lo que está fuera de uno mismo. El error es que todo esto puede llegar a cambiar nuestros “comos somos” de forma artificial, pero nunca  “quienes somos”, nuestro verdadero Ser Real.

De hecho la sociedad de consumo nos incita a cumplir unos estándares para estar completos. Si no lo hacemos, podemos ser rechazados o abandonados...creemos necesitar un mejor coche, otra casa, etc. aunque todo ello nos vaya a desencantar. Nuestra insatisfacción desemboca en un malestar que viene y va y que también afecta a como nos relacionamos.

¿En que tipo de  patrones de comportamiento crees que puedes estar cayendo en tus relaciones y cual sería el modelo más saludable?.

1. Relación Co-dependiente: 

Imaginemos dos círculos entrelazados, uno se superpone al otro creando un círculo tercero en el centro. Esto es una forma de simbolizar una relación co-dependiente. La emoción principal detrás de cualquier relación co-dependiente es la depresión, que se manifiesta en un sentimiento  de estar “incompletos”, sin el amor del otro nos vemos  desamparados. Intentamos llenar el vacío de este dolor al convertirnos en co-dependientes de otra persona. Podría suceder en una relación de pareja, con un amigo, socio, etc.  Sin ellos, sentimos que la herida  se abre con más intensidad, el otro es como un bálsamo para olvidar el dolor.

 2. Relación Distante.

Imaginemos dos círculos lejos el uno del otro. Sueles pensar "necesito mi espacio". Si inconsciente o conscientemente siempre sientes la necesidad de  estar seguro y tener el control, lo más probable es que tengas una postura más bien alejada de las relaciones. La emoción central aquí es el miedo. Las personas distantes cuando eran niños, pudieron ver invadidos sus propios límites, por lo que se ven agobiados fácilmente si están con gente durante mucho tiempo.
  
3. Relación Dominante

Imagina un círculo enorme, con uno mucho más pequeño dentro de una envoltura.
En este modelo se puede hacer pivotar la dominación o la sumisión en las relaciones, es más que probable que sufras de sentimientos de impotencia, de nos ser capaz  y de perfeccionismo. La emoción central es la ira. Dependiendo de la persona con la que estés, es posible que osciles entre estos dos extremos como una forma de ganar control sobre el otro.
   
4. Relación Soberana.

Es el dibujo que representa una relación ideal. Imaginemos dos círculos uno junto al otro, apenas tocando. Estos son verdaderos círculos soberanos. Independientes, pero no distantes, fuertes pero no dominantes, guiándose desde el corazón con amor. Y dejando que la pareja, el otro: ELIJA

Relacionarte desde tu soberanía, significa que no te estás enredando o entorpeciendo al otro, ni tampoco estás distante. No hay necesidad de ser sumiso o dominante, ¿por qué? Porque puedes obtener toda la energía que necesitas de ti mismo, ya que tu motivación es el amor hacia ti mismo y hacia la persona con la que estás.

La próxima vez que estés con amigos, familiares y seres queridos práctica el  moverte dentro del círculo de tu soberanía. Observa si te mueve alguno de los patrones autodestructivos anteriores.  Luego, tira de tu propio campo de energía y sumérgete en tu propio círculo.  Permanece de forma consciente ahí ... anclad@ en tu corazón.

Esta es una manera muy poderosa de relacionarse que no exige chupar energía de otra persona. Que hace que sea mucho mas divertido el estar con el otro, que te sientas mucho más segur@, más conectad@ a la tierra…y, por supuesto, mucho más feliz!.

RECUERDA: Las personas vienen y van, pero ¡tu no quieres a abandonarte a ti mismo!

La idea última es que se puede aprender a relacionarse de forma soberana y saludable con uno mismo y con  el otro. Se puede ser feliz, ¡dando vueltas en nuestro propio círculo!





Adaptado: G. Baksa Coaching

0 comentarios:

Publicar un comentario