SUSCRÍBETE Y SÍGUENOS

RSS Feed Recibe nuestra newsletter! Estamos en Twitter! Estamos en Twitter! Estamos en Facebook!

viernes, 12 de octubre de 2012

Como afectan las emociones al corazón.

Nuestro corazón es el centro energético del  cuerpo, del que emanan las más auténticas y  potentes emociones. Es el órgano a través  del cual se canaliza el amor, se comprende lo incomprensible y se perdona lo imperdonable. El corazón se ocupa de “lo importante” en nuestra  vida y permite unificar todos los aspectos de la persona.



Biológicamente, tiene la función de impulsar la sangre a través de los vasos imbuyendo al cuerpo “conciencia”. Integra y comunica experiencias estableciendo una interconexión entre nuestra  vida y el mundo.

Si estamos satisfechos con nuestra  vida podremos abrir el corazón y dar al otro sin esperar nada a cambio (estamos llenos y permitimos vaciarnos). Nos aporta ganas de vivir y utiliza la palabra para expresar sus sentimientos.

El corazón contiene, no juzga, disfruta desde el desapego. Es nuestro centro emocional y el que aporta una carga suficiente para que las situaciones nos estimulen y nos hagan sentir.

Cuando las emociones más básicas como el temor o la tristeza se niegan, hay una re-presión o presión repetida sobre las necesidades expresivas de este órgano y se produce la sobrecarga emocional.

Los problemas de corazón se manifiestan como arritmias, palpitaciones, infartos, pulso débil, tensión sanguínea, tensión en el pecho, problemas en el abdomen superior, debilidad, calor, cansancio, cuerpo tenso, depresión, dolor de cabeza, frío en extremidades, dolor de hombro, mareos o sudoración excesiva.

Los efectos de estos desequilibrios también pueden afectar al sistema nervioso manifestándose  como nerviosismo, ansiedad, inquietud, problemas para controlar otras emociones (represión, incapacidad de control, respuestas inapropiadas, confusión), comportamiento maníaco depresivo, histerias, risas excesivas o inapropiadas, excesiva locuacidad, tartamudeo, tristeza, vulnerabilidad , falta de voluntad, hipersensibilidad, insomnio (cuesta coger el sueño), y a nivel mental como debilidad o falta de memoria.

La toma de conciencia de estos síntomas y junto con la clarificación de nuestros objetivos en la vida nos pueden hacer ver si estamos en sintonia con ellos mediante nuestros pensamientos, sentimientos y acciones. Esta toma de conciencia no surge de la racionalización sino de una visión clara y directa, que emana de nuestro corazón. Ayudar a canalizar el exceso de energía mental es el primer objetivo de un camino de transformación y sanación emocional.

Los ciclos sin cerrar que viven en nuestro interior necesitan ser trabajados a través de un espacio de apertura individual y de honestidad con uno miso, que ayude a quitar lastres a la hora de fluir satisfactoriamente en la relación con nosotros mismos y con el resto del mundo.



Adaptación: JA Espeso, 2010. Medicina tradicional  China. Maestro de Shiatsu


1 comentarios:

¡Hola! ¡Muy original el contenido de esta página! Posee un enfoque clarificante. Por ejemplo, yo, no puedo aceptar una cierta ineptitud mía, que me incapacita para responder a un determinado hecho, en concreto. Pues se asume, al menos, en la cultura de mi sociedad, que, por el hecho de ser humano, tenés que ser apto, para algunas habilidades ... sí o sí. Más esta óptica de la página derriba este paradigma, según creo entender. El concepto, que me impactó, fue "honestidad con uno mismo". ¿Las ineptitudes sociales deben forzarse?: ¿no provoca esto, más estrés, que una soledad sin rechazo?: ¿realmente necesitamos tanta compañía unida a tensión?: ¿necesariamente debemos morir de tristeza, sea el caso, que quedemos al margen de la sociedad?: ¿cuál es la medida justa de una "sociabilidad, que me sea posible"?: ¿somos seres urbamos o bien rurales, por herencia biológica?: ¿es lo mismo gregarismo, que vecindario?: ¿alguien, que no desea vecimos a un kilómetro, a la redonda, contradice, obligatoriamente, su naturaleza gregaria o "social"?: ¿querer, lo que no es vivir a cien metros, de la plaza anónima, significa, que se detestan las fiestas entre amigos?: hay que sincerarse en las respuestas, para que fluyamos ... nos relajemos y vivamos, lo que debamos vivir ... pero lo hagamos bien. Se insiste mucho en la longevidad o "cantidad de vida", olvidando, que, la felicidad o "calidad de vida", es su variable ortogonal; su contrario ... en cierta manera. Muy probablemente, debamos expiar nuestra veleidad acaparadora; la cual es vivir mucho y bien. Empero quizás, esto, sea una irrealidad o utopía. El precio de una existencia intensa; es decir, con flujo creativo (con espectadores, acompañantes, etcétera, o bien sin éstos); acaso sea una muerte temprana ... "que es la suerte, que, Dios, le tiene reservada a sus selectos escogidos". Por lo tanto fluir es, también, "fluir, más deprisa, hacia la muerte", en el buen sentido de la palabra. ¡Abrazos!

Publicar un comentario